Without spending too much time on in-depth insights and anecdotes of what happened next, let’s just say that a number of Replica Watches brandstook the decision of developing and producing their own movements.Third party suppliers of movements outside the Swatch Group (Rolex Replica Sellita, Soprod etc.) took the opportunity though and probably saw some double digit growth numbers ever since. Brands from the Richemont Group for instance, either started making their own movements (Replica Rolex, Panerai) or using suppliers like Sellita to get their hands on movements. A Replica Hermes Handbags brand like Jaeger-LeCoultre was always keen on developing and producing their own movements. Jaeger-LeCoultre, for example, also delivers their movements to other watch manufacturers (e.g. Audemars Piguet).Also, within the Swatch Group you can divide certain brands using their own ETA movements, as well as brands that develop their own movements (the production often takes place at one of the ETA Replica Handbags facilities

¿Es suficiente el poder militar de México para combatir el crimen?

La industria de armas  es un negocio mundial que abarca la fabricación, tecnología militar y comercialización.

Todos los gobiernos tienen un departamento ligado a la manufactura de armas, compra y venta de equipos, municiones y otros artículos militares.

Se estima que cada año se producen más de 1,5 billones de dólares en gastos militares en todo el mundo, es decir el 2,7% del PIB (Producto Interno Bruto), lo que representa un descenso de 1990, cuando los gastos militares se ubicaban un 4%.

(Le puede interesar: ¿Desaparecerá el patrimonio arqueológico de México?)

La seguridad nacional se ha convertido en el eje de cada gobierno dirigido al resguardo del país y por ende al crecimiento económico y social.

El ranking de Global Firepower (GFP) sobre los ejércitos en el mundo ubica a México en el puesto 31 detrás de Brasil y Colombia.

GFP también señala que en el tema presupuestario México ha invertido 7 mil millones de dólares en el área.  Tiene 267.500 miembros activos de las fuerzas armadas, una reserva de 76.500,  695 vehículos de combate, 362 aeronaves y 143 buques.

En cuanto a las importaciones de armamento, México incrementó un 180% el valor entre 2012 y 2016.

Esta cifra lo convierten en el segundo mayor importador de armas de toda Latinoamérica —solo por detrás de Venezuela—EE UU suministró el 56% del material importado por los mexicanos.

La carrera armamentística, inversión, importación y convenios de México tiene un solo  fin: enfrentar la guerra contra los cárteles del crimen organizado. ¿Los resultados? Aún están por conocerse ya que los operativos bilaterales para detener el flujo de armas no son exitosos: siendo optimistas, sólo se detiene la entrada del 16%, afirma el doctor en Política Pública del Instituto Tecnológico de Monterrey, Eugenio Weigend Vargas, en un artículo publicado en Nexos el año pasado.

El Mundo Hoy / México