Without spending too much time on in-depth insights and anecdotes of what happened next, let’s just say that a number of Replica Watches brandstook the decision of developing and producing their own movements.Third party suppliers of movements outside the Swatch Group (Rolex Replica Sellita, Soprod etc.) took the opportunity though and probably saw some double digit growth numbers ever since. Brands from the Richemont Group for instance, either started making their own movements (Replica Rolex, Panerai) or using suppliers like Sellita to get their hands on movements. A Replica Hermes Handbags brand like Jaeger-LeCoultre was always keen on developing and producing their own movements. Jaeger-LeCoultre, for example, also delivers their movements to other watch manufacturers (e.g. Audemars Piguet).Also, within the Swatch Group you can divide certain brands using their own ETA movements, as well as brands that develop their own movements (the production often takes place at one of the ETA Replica Handbags facilities

A un paso de terminar la pelea: Congreso despenaliza el aborto

El Congreso chileno aprobó la ley que despenaliza aborto terapéutico. Foto: AFP

El Congreso chileno aprobó este miércoles la emblemática ley de despenalización del aborto terapéutico, una iniciativa de la presidenta Michelle Bachelet que ahora deberá esperar el pronunciamiento del Tribunal Constitucional para su promulgación por requerimiento de la oposición. El Senado respaldó – con 22 votos a favor y 13 en contra – el informe de una comisión mixta que dirimió divergencias entre ambas cámaras del Congreso. 

La medida permitirá a las mujeres interrumpir el embarazo si su vida corre peligro, han sido violadas o se declara la inviabilidad del feto, después de que el aborto haya estado prohibido en Chile en todas sus formas durante más de 20 años.

(Le puede interesar: Chilenas buscan derecho a elegir: Sí al aborto)

La decisión legislativa se dio en medio de la algarabía de congresistas oficialistas, ministros y movimientos en favor de esta iniciativa, pero también entre las críticas de los opositores.

"Los que hemos estado en contra del aborto tenemos el desafío como país que ninguna mujer embarazada en Chile encuentre que su maternidad es un problema", sostuvo Baldo Prokurica, senador derechista.

Pero la promulgación de la ley deberá esperar un fallo del Tribunal Constitucional (TC), conformado por 10 miembros, después de que legisladores conservadores presentaran el miércoles un requerimiento para revisar esta normativa, argumentando que atenta contra derecho a la vida consagrado en la Constitución.

"Me duele que legisladores acudan al TC y que sean 10 personas las que decidan lo que aquí hemos discutido durante más de dos años", dijo la senadora socialista, Isabel Allende.

El tribunal, que actúa en la práctica como una tercera Cámara, deberá decidir si admite el documento. A fines de agosto cambiará de presidente, y entrará en funciones uno más cercano a la oposición.

Desde 1931 y por más de 50 años, el aborto estuvo permitido en Chile en casos de peligro para la madre o inviabilidad del feto. Pero el dictador Augusto Pinochet, poco antes de terminar su régimen (1973-1990), penalizó este procedimiento apoyado por la Iglesia y grupos conservadores.

(Le puede interesar: Chilenas descubren método para detectar abusos sexuales a niños)

Violación, el gran debate

La ley regirá 90 días después de su promulgación, lo cual dependerá de la decisión del TC. En el caso de violación, uno de los puntos más discutidos entre oficialistas y opositores, la mujer podrá acceder al aborto terapéutico solo hasta las 12 semanas de gestación. Tratándose de una niña menor de 14 años, la interrupción del embarazo podrá realizarse hasta las 14 semanas.

Si la niña es violada por su padre, un representante legal o un juez deberá autorizar el procedimiento, mientras que, si la joven tiene entre 14 y 18 años, su voluntad debe ser informada a su representante legal o a un adulto familiar.

AFP