Otro misil, otra prueba, la guerra entre EEUU y Corea del Norte

Estados Unidos tiene un gran poder militar. Foto: Agencias

El gobierno de Trump dijo que está listo para dejar que el poder militar estadounidense respalde a su diplomacia para impedir que Corea del Norte desarrolle un misil nuclear capaz de llegar al territorio estadounidense.

Pero no hay una solución militar fácil a la crisis y varias de las opciones potencialmente bajo consideración podrían poner en peligro miles de vidas.

(Le puede interesar: Estados Unidos se ubica como la primera potencia militar del mundo)

Funcionarios estadounidenses dijeron el mes pasado que se habían revisado las opciones militares para Corea del Norte y estaban listas para ser presentadas al presidente Donald Trump.

"Lo que tenemos que hacer es preparar todas las opciones porque el presidente nos ha dejado claro que no aceptará una potencia nuclear en Corea del Norte y una amenaza que pueda dirigirse a Estados Unidos y a la población estadounidense", dijo el asesor de seguridad nacional HR McMaster el mes pasado en un centro de estudios de Washington.

Sin embargo, no está claro si esas opciones de respuesta actualizadas fueron presentadas al presidente en la estela de la prueba por parte de Corea del Norte de un misil balístico intercontinental el viernes, en la segunda prueba de este tipo de misil en un mes.

El líder norcoreano Kim Jong Un dijo que la prueba fue un éxito, afirmando que "todo el continente americano" está ahora dentro del alcance de sus misiles.

Kim Jong Un ha realizado constantes pruebas de lanzamientos de misiles y asegura que pueden llegar a suelo estadounidense. Foto: Agencias

Kim Jong Un ha realizado constantes pruebas de lanzamientos de misiles y asegura que pueden llegar a suelo estadounidense. Foto: Agencias

La semana pasada, un funcionario estadounidense dijo que el gobierno de Estados Unidos no cree que Corea del Norte pueda lanzar un misil balístico intercontinental fiable y con capacidad nuclear hasta principios de 2018.

Sin embargo, la prueba de la semana pasada demuestra que el programa de misiles de Pyongyang puede estar más avanzado de lo que se pensaba anteriormente, una evaluación que ha planteado nuevas cuestiones sobre cómo podría responder el ejército estadounidense y las posibles consecuencias.

Si bien todos los escenarios de guerra muestran que Estados Unidos ganaría en una confrontación militar, esa victoria podría llegar a costar cientos de miles de vidas, sobre todo en Corea del Sur, donde millones de personas inocentes -y cerca de 30.000 soldados estadounidenses- ya están en el rango de las actuales capacidades de misiles de Corea del Norte.

EEUU y sus pruebas con misiles 

Estados Unidos probó este miercoles con éxito, el lanzamiento de un misil balístico intercontinental desarmado desde una base militar en California hasta un atolón en el Pacífico, informó la Fuerza Aérea norteamericana.

El lanzamiento del misil Minuteman 3 se efectuó a las 2.30 hora local (9.30 GMT) desde la base aérea de Vandenberg, a unos 130 kilómetros al noroeste de Los Ángeles, hasta el atolón de Kwajalein a través del Pacífico, según un comunicado citado por medios locales.


“Si bien no es una respuesta a las recientes acciones de Corea del Norte, la prueba demuestra que la actividad nuclear de Estados Unidos es segura, eficaz y está lista para poder disuadir, detectar y defenderse de los ataques contra EEUU y sus aliados”, dice la Fuerza Aérea en su nota.

Esta fue la respuesta de EEUU y Corea del Sur al lanzamiento de misiles de Corea del Norte

Esta fue la respuesta de EEUU y Corea del Sur al lanzamiento de misiles de Corea del Norte

Se trata de la cuarta prueba de un misil Minuteman efectuada por EEUU este año, en medio de tensiones crecientes con Corea del Norte.

¿Qué puede hacer el Ejército estadounidense?

Aunque Estados Unidos pueda salir victorioso en un conflicto militar importante con Corea del Norte, cualquier opción que incluya un ataque preventivo probablemente resultaría en un ataque recíproco de Pyongyang en Corea del Sur que causaría muchas víctimas.

Los ataques limitados contra los sitios de lanzamiento de Corea del Norte o las instalaciones militares podrían plantear un problema similar, complicado aún más por la creciente capacidad de Corea del Norte de ocultar sus pruebas hasta el último minuto.

Esto da a EE.UU. poco tiempo de reacción antes de una prueba de misil o nuclear.

También se está diversificando el número de lugares desde los que se lanzan misiles.

(Le puede interesar: 'Gran eclipse de Norteamérica', increíble danza entre el sol y la luna)

El aumento de la presencia militar en la Península Coreana con demostraciones de fuerza es otra opción para el gobierno de Trump, pero hasta la fecha, el golpe de pecho militar ha demostrado tener poco efecto en disuadir las ambiciones nucleares de Corea del Norte.

Mientras, las sugerencias de que Estados Unidos podría forzar un cambio de régimen en Corea del Norte sólo han inflamado las tensiones.

CNN