Without spending too much time on in-depth insights and anecdotes of what happened next, let’s just say that a number of Replica Watches brandstook the decision of developing and producing their own movements.Third party suppliers of movements outside the Swatch Group (Rolex Replica Sellita, Soprod etc.) took the opportunity though and probably saw some double digit growth numbers ever since. Brands from the Richemont Group for instance, either started making their own movements (Replica Rolex, Panerai) or using suppliers like Sellita to get their hands on movements. A Replica Hermes Handbags brand like Jaeger-LeCoultre was always keen on developing and producing their own movements. Jaeger-LeCoultre, for example, also delivers their movements to other watch manufacturers (e.g. Audemars Piguet).Also, within the Swatch Group you can divide certain brands using their own ETA movements, as well as brands that develop their own movements (the production often takes place at one of the ETA Replica Handbags facilities

Especialistas: Cuatro arbovirus llegarían a Colombia próximamente

Los arbovirus son aquellos virus causados por insectos o arañas y tienen prevalencia en zonas tropicales. Foto: Agencias

En el marco del XIII Congreso Colombiano de Enfermedades Infecciosas, celebrado en Barranquilla el secretario de la Asociación Colombiana de Infectología, Alfonso Rodríguez, lideró el simposio de Medicina Tropical donde hablaron de la posible llegada de nuevos virus a territorio colombiano.

La llegada sería de los arbovirus mayaro, oropuche, encefalitis equina del Nilo occidental y la encefalitis equina venezolana que ya en países como Perú, Panamá, la selva amazónica de Brasil, Venezuela, Ecuador, Haití y República Dominicana se han detectado brotes epidémicos.

Los arbovirus son aquellos virus causados por insectos o arañas y tienen prevalencia en zonas tropicales y subtropicales como lo es Colombia y en especial la Región Caribe.

Actualmente, explica Rodríguez, los arbovirus se clasifican en cuatro grupos, A, B, C y D, siendo los dos primeros de los principales en importancia clínica. En el grupo A, se encuentra el género Alfavirus correspondiente a la familia Togaviridae, esto abarca el virus chikungunya (CHIKV), mayaro (MAYV) y el virus de encefalitis equina venezolana (VEEV); el grupo B corresponde a la familia Flaviviridae, que incluye el virus del dengue (DENV), zika  (ZIKV) y virus de la encefalitis del Nilo occidental (VNO); el tercer grupo con importancia epidemiológica debido a la capacidad de propagación es la familia Orthobunyaviridae que tiene como arquetipo del virus oropouche (OROV).

“El virus emergente que puede estar más cercano a Colombia, según las diferentes reuniones mundiales con expertos, es el mayaro”, indica el especialista en diálogo con EL HERALDO.

Este arbovirus es similar al chikungunya, “se presentan cuadros de fiebre y erupciones cutáneas, además de procesos de inflamación”.

 

Dentro de los que más riesgo representan para la salud están los de encefalitis. “Estos crean preocupación porque afectan el sistema nervioso central. Son transmitidos por mosquitos”, añade Rodríguez.

La encefalitis equina del Nilo occidental y la encefalitis equina venezolana pueden causar la muerte de las personas infectadas.

 

La del Nilo, según datos de la OMS, se encuentra por lo común en África, Europa, el Oriente Medio, América del Norte y Asia occidental. “Se mantiene en la naturaleza mediante un ciclo que incluye la transmisión entre aves y mosquitos”, asegura la Organización.

En 1995 en la frontera en La Guajira con Venezuela se presentó una epidemia de la equina venezolana. “Este virus tiene como reservorio a los equinos”, asegura Rodríguez.

Este virus es exclusivo del Continente Americano, según la Organización Panamericana de Salud y se distribuye principalmente en Centro América, Colombia, Ecuador, México, Perú, Trinidad, Venezuela.

“El 94 % de los casos consiste en enfermedad febril indiferenciada (39 a 40 °C) que cede en 4 a 5 días. Puede estar acompañada cefalea frontal intensa, postración, malestar general, debilidad, escalofríos, dolores óseos, mialgias y artralgias, náusea, vómito, anorexia y diarrea. Estos signos pueden progresar hacia un cuadro neurológico de encefalitis (convulsiones, alteración del estado de la conciencia, desorientación, somnolencia, letargo, hiperacusia), los cuales aparecen a partir del quinto día de la enfermedad”, afirma la PAHO.

 

La tarea para Colombia ahora es “hacer énfasis en la prevención. Hay que eliminar todo lugar donde puedan estar”, dice Rodríguez.

En el país, indica, “tenemos un personal médico muy capacitado que se está actualizando y entrenando en estos temas”.

Finaliza expresando que “las epidemias de zika y chikungunya demostraron que se puede responder ante estos eventos”.

El Heraldo